inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Martes, 21 de noviembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
21/08/2017 - Redacción Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 4 puntos4 puntos4 puntos4 puntos4 puntos   1 voto
Wikipedia
http://www.villasigurta.org
http://www.villasigurta.org
http://www.villasigurta.org
http://www.villasigurta.org
http://www.villasigurta.org
http://www.villasigurta.org
http://www.villasigurta.org
Villa Sigurtà: de residencia de emperadores a lugar ideal para la celebración de congresos, bodas y eventos
El que antaño fue el palacio donde se hospedaron los emperadores Francisco José I de Austria y Napoleón III abre sus elegantes salas y jardines venecianos para congresos, eventos y también para oficiar el 'sí quiero' a los pies de la ciudad de Romeo y Julieta.

Considerada como una de las joyas arquitectónicas del Véneto -una de las 20 regiones que componen la República Italiana-, la hermosa Villa Sigurtà custodia el recuerdo de ilustres personajes de la historia entre solemnes estancias renacentistas, frescos de Biagio Falcieri y románticos jardines donde el césped comparte verde con  los robles, buxus y laureles. Construido a finales del siglo XVII, el emblemático palacio situado al suroeste de Verona en la actualidad puede ser un extraordinario marco para albergar convenios, eventos y también convertirse en altar donde oficiar de manera especial el 'sí quiero'

Sus salas otrora albergaron insignes figuras como Francisco José I de Austria y Napoleón III de Francia y, más recientemente, cuando ya el palacio pertenecía a los Condes Sigurta, recibieron la visita de la reina consorte de Alfonso XIII Victoria Eugenia de España, de los Reyes Constantino de Grecia y Simeón de Bulgaria, del Príncipe Carlos de Inglaterra, así como del Rey Felipe de Bélgica cuando aún era Príncipe Heredero y de muchas otras destacadas personalidades.

Ahora sus suntuosas puertas se entreabren para selectos eventos, ofreciendo un espacio propio de la realeza, donde se pueden transcurrir momentos inolvidables con la oportunidad de disfrutar de algunas de sus estancias.

En cuanto a los eventos y ceremonias nupciales, el palacio ofrece una amplia variedad de opciones para cócteles y banquetes,  en sus elegantes y  grandiosas salas -con capacidad para más de 250 personas- o bien en el romántico jardín -con capacidad para 450- que conduce al espectacular anfiteatro de las piscinas, donde se pueden organizar los eventos más sugerentes en un entorno mágico.       

 

Recepciones selectas de los más grandes e íntimos eventos

Igualmente, Villa Sigurtà se muestra como el lugar idóneo para acoger eventos muy selectos de empresas, convenios y conferencias.

El Conde Carlos Sigurtà, uno de los más destacados empresarios farmacéuticos italianos de su época, organizó importantes encuentro científicos en el Palacio y sus salas albergaron congresos médicos con la participación de varios premios Nobel, como Alexander Fleming -que descubrió los efectos antibióticos de la Penicilina-, Selman Waksman -que halló la Estreptomicina, otro avance importante en el campo de la medicina- o Albert Bruce Sabin -quien inventó la vacuna contra la Poliomielitis, conocida como la anti polio, de la que millones de niños de todo el mundo se han beneficiado- y -Konrad Lorenz Premio Nobel de Fisiología y padre de la etología-, entre otros.

En el mundo de la Lírica no faltaron ilustres huéspedes que, por su amistad con la familia de los Condes Sigurtà estuvieron  con frecuencia  en el Palacio, con ocasión de sus actuaciones en la cercana Arena de Verona. Cabe destacar entre otras las Sopranos María Callas, Elisabetta Simionato, Rosanna Carteri y Ainoha Arteta.

Ese lugar encantado puede convertirse  en un espléndido escenario para rodar películas y reportajes y realizar sesiones fotográficas en el parque paradisiaco que lo rodea, entre cascadas y plantas orientales y autóctonas que guardan la intimidad de aquellos que caminan por su cuidado césped.

 

Un Palacio lleno de Historia

Los acontecimientos históricos marcan en gran medida el gran esplendor de Villa Sigurtà, un palacio construido por encargo de los condes Maffei, quienes recibieron el título de Señores de Valeggio -donde se ubica el edificio y sus jardines- y Monzambano. Éstos encomendaron al discípulo de Andrea Palladio -afamado arquitecto de la época-, Vincenzo Pellesina, que levantase la Villa, finalizada entre 1690 y 1693.

Después del casamiento de Anna Maffei con Filippo Nuvoloni, en 1836, éste trae consigo la propiedad valeggiana. Dos décadas más tarde, el palacio recibe como huésped al emperador José Francisco I de Austria, desde donde dirige los intentos de mantener intacto el Imperio Austro-Húngaro, conteniendo los anhelos de independencia de Italia del Rey de Cerdeña y Piamonte Víctor Manuel II. Ello condujo a la intervención de Francia en el conflicto, dando lugar a la II Guerra de Independencia del País Transalpino.

Cuando el ejército galo ocupa Valeggio, José Francisco I se ve obligado a retirarse con su escolta. Entonces, la que es hoy Villa Sigurtà acoge un nuevo inquilino: Napoleón III, que en su Campaña de Italia se afinca en el palacio 12 días –desde el 1 al 12 de Julio de 1859- durante el conflicto, hasta que finalmente firma el conocido Armisticio de Villafranca. El emperador francés detuvo con este acuerdo la campaña por la unidad de Italia y renunció a la victoria final, con gran frustración del rey piamontés, Víctor Manuel II.

La decisión de Napoleón III parece deberse al consejo de su inteligente esposa española, Eugenia de Montijo -regente en París durante su ausencia-, quien advirtió al emperador de que si continuaba la campaña victoriosa con los austriacos, Rusia tomaría parte en el asunto bélico con el objetivo de impedir la hegemonía de Francia en Europa. Por su parte, la condesa de Castiglione, Virginia Oldolini, una de las más famosas amantes de Napoleón y extraordinaria embajadora de Italia, intentó convencer sin éxito a éste para que continuase con la campaña hasta alcanzar Venecia, y quizá lo hizo también entre las paredes de este palacio que conserva su imperial alcoba.

Entre idas y venidas de ilustres personajes y pasajes de la historia europea, la Villa Sigurtà continuó siendo propiedad de la familia Nuvoloni durante 93 años, desde la boda con Anna Maffei.

 El conde Carlo Sigurtà adquirió el complejo en 1941, oficial voluntario de artillería y luego en los exordios de la aviación italiana en la I Guerra Mundial e importante empresario, fue nombrado por el Presidente de la República, Caballero del Trabajo, una de las máximas condecoraciones de Italia. El conde Carlos Sigurtà restauró el palacio siguiendo los cánones originales de Palladio, devolviéndole la gloria a esta ilustre casa, y creó a su alrededor uno de los parques privados más bellos de Europa, cuya parte más íntima sigue perteneciendo al Palacio que rodea y que hoy es monumento histórico artístico.

 

El complejo pertenece en la actualidad a la familia Ruiz-Berdejo dei Conti Sigurtà.

Para organizar eventos o visitas guiadas en sus estancias y jardines, se puede contactar con Dña. Clelia Muchetti de Sigurtà, prolífica artista italiana y encantadora anfitriona, que aportará ayuda y asesoramiento personalizado.

Podrán dirigirse para cualquier información a los correos electrónicos: info1@villasigurta.org y/o cliamu@gmail.com o llamando a los móviles: 0034610771942  y/o  00393355491662









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic