inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Viernes, 24 de noviembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
02/12/2009 - Marina Osuna Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos   5 votos
El agua de la fuente del Berro era conocida por sus propiedades curativas y afrodisíacas.
La fuente del Berro

En una hondonada del Arroyo del Abroñigal nacía años ha el manantial que surtía de agua a una de las fuentes más afamadas y reconocidas de la ciudad: la fuente del Berro. 

"¡Caballeros, la aguadora!
¿Quién la quiere?
¡Agua de la fuente del Berro!
¿Quién la bebe?"

Protagonista de zarzuelas y sainetes, el agua de la fuente del Berro tenía además fama de poseer propiedades medicinales e, incluso, efectos afrodisíacos. Durante siglos abasteció los jardines y la huerta de los diferentes dueños de la finca en la que se encuadra -actual Parque de la Quinta del Berro-, aunque su uso también le estaba permitido al público, al menos en algunas etapas. Tal era la fe que los madrileños tenían en este agua, que la Reina Mª Luisa de Orleáns, esposa de Carlos II, no dejaba que faltara en su mesa. Se decía que cuando el rey daba fiestas, sus invitados preferían beber agua de la fuente, en lugar de vino. Para asegurarse la exclusividad en su consumo, Carlos III mandó construir una casilla que protegiera la fuente y cambió su nombre por el de fuente del Rey. También Isabel II valoraba la calidad y propiedades del agua de este surtidor. Así, una reata de asnos le hacía llegar hasta palacio este líquido tan preciado para su consumo personal. 

Autores de la talla de Gómez de la Serna se referían a estas aguas como “recetadas” y Galdós las retrató también en Fortunata y Jacinta. Pero, fue el gremio de los aguadores el que sirvió para extender entre los madrileños la fama de estas aguas, las más cotizadas de la capital, junto con las de la fuente de la Mariblanca. En 1977, debido a su contaminación, se cerró el viaje de agua procediendo en la actualidad del Canal de Isabel II. Aun así, si buscamos entre los árboles encontraremos una tapa de alcantarilla en la que figura ‘fuente del Berro’ y que lleva a las galerías del antiguo viaje de agua.
 

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic