inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Sábado, 25 de noviembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
19/07/2011 - Marina Osuna Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos   6 votos
El conocido como Edificio Castaño se construyó en 1930 y su diseño imita a la proa de un barco.
El Edificio Castaño

En pleno corazón de Salamanca (Alcalá, 98), ubicado en una de las zonas comerciales más frecuentada de Madrid, se encuentra el conocido como Edificio Castaño (llamado así por el que fue su promotor particular). Se trata de una obra de los arquitectos Miguel Ángel García Lomas y Jesús Martí y constituye un ejemplo destacado de la arquitectura formalista de vanguardia. Se construyó en 1930 y, al igual que su hermano mayor, el Edificio Capitol en la Gran Vía, actúa como bisagra visual urbana entre las calles de Alcalá y Goya. Consta de sótano, planta baja de uso comercial, seis plantas para viviendas y ático. La construcción es además uno de los máximos exponentes del Art Decó en la capital diseñado en esos años rendidos al progreso y la mecanización. De ahí su forma de proa de barco. Las viviendas se concebían entonces como ‘máquinas en las que habitar’ y la arquitectura adoptaba forma de turbina, automóvil, transatlántico o aeroplano (como el primer proyecto del aeropuerto de Barajas de Fernández Shaw) para mimetizarse con la funcionalidad de las máquinas. Por fuera, el Edificio Castaño destaca, además de por su peculiar diseño, por sus alargados ventanales en pro de la luz. El interior está organizado en torno a un patio central triangular y dos laterales que se disponen junto a la escalera principal y la de servicio. La importancia exterior del chaflán se traslada a la organización del interior puesto que de él parte un pasillo que distribuye las dos únicas viviendas que hay por cada planta. Entre sus moradores ilustres se encuentra Matilde Ucelay, la primera mujer que obtuvo el título de Arquitectura en España, en el año 1936, y a escasos metros del mismo se encuentra la que fuera residencia de Federico García Lorca durante sus últimos años en Madrid. En la séptima planta del número 96 de la calle Alcalá escribió el eterno genio granadino su poema Llanto por Ignacio Sánchez Mejía; y de allí partió hacia su tierra natal un 13 de julio para nunca volver. Una placa en la fachada lo recuerda.
 









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic