inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Domingo, 27 de mayo de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
13/01/2018 - Redacción Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Víctor R. Alfaro: “El libro es un canto a la amistad, a la familia y a la naturaleza”
Víctor R. Alfaro es presentador del programa infantil Diverclub en Radio SOL y también de Diverpapis. La cazadora de ranas es su segundo libro, después de Alejandro y la gorra del tiempo. El Distrito le entrevista para conocer un poco más sobre su última obra infantil.    <>. 

El personaje de Martina, protagonista de tu libro, refleja en cierta medida las diferencias entre la infancia en la ciudad y en el pueblo, así como las rutinas de cada lugar. 

Como no he tenido pueblo, no he sabido lo que es pasar un verano en la zona rural. Mi mujer, en cambio, sí que tiene y lo que inspiró mi último libro fue su pueblo al pasar el verano. Nunca me había bañado en un río, ni tampoco cruzado la carretera, ni haber visto a una vecina vendiendo huevos. Los ciudadanos nos lo hemos perdido.  El personaje de Martina está enganchada totalmente al móvil, a la tablet, a las redes sociales. Llega al pueblo y no tiene datos ni wifi. No le queda más remedio que aburrirse y, por lo tanto, descubriendo mundo. Lo que al principio no le gustaba nada, al final le va encontrando su puntillo.

¿Hay tanta diferencia en cómo se entretienen los niños de ciudad y de los ‘pueblos’?

Hay diferencias, pero la tecnologia ha llegado a todos los sitios. Al fin y al cabo, todos tienen un móvil a partir de 9 años, una tablet en casa, un ordenador, una videoconsola en casa. Las pantallas rodean a los niños las 24 horas del día. Tiene un punto muy positivo las nuevas tecnologías, en su justa medida y de manera bien utilizada. El problema es cuando los papás no acompañamos a nuestros hijos a la hora de navegar y se encuentran con cosas que no deberían de ver o les crean adicciones. 

Nosotros somos un espejo para los niñós y lo que hacemos lo repiten. Los apdres estamos con el móvil todo el rato al lado. Es un miembro de nuestro cuerpo, incluso en la mesa mientras comemos. Hay que buscar momentos de no ponernos con el móvil y volver a la realidad para hablar con nuestros hijos, nuestra pareja o nuestros familiares.

Ese espíritu nostálgico se lo trasladas a Martina, una niña de 12 años ¿Ha perdido la inocencia debido a esa sobreestimulación?

Ha perdido la inocencia pero empieza a descubrir una realidad que no conocía, que es la de la amistad, jugar en la calle, hablar con la familia, hablar con la abuela. Estamos en un tiempo en el que los abuelos están ahí en la casa y vamos los domingos a hablar con ellos y ni les preguntamos ‘qué tal’. 

En el libro, Martina se encuentra con su abuela, habla con su abuela, aprende y se divierte con su abuela, por los cuentos populares que le cuenta. Me gusta pensar que los pequeños, o abuelos, que lean el libro, repitan esas pautas que antes ocurrían. Más conexión, no digital, sino real.

En tu anterior libro hacías también referencia a los abuelos ¿Cómo se supera esa brecha generacional a la hora de comunicarse entre los pequeños y sus familiares más ancianos?

Hay dos tipos de abuelos y nietos: los que se ven mucho durante el año y los que se ven un par o tres veces al año. Los que se ven mucho, el cariño es tan grande como un padre o un hermano, pero mejor, porque son más flexibles. Los que se ven poco son casi unos desconocidos. Hay veces que no sabemos sus historias, de dónde vienen, lo que han sufrido, lo que les ha hecho felices. Lo más hermoso entre abuelos y nietos es compartir momentos. Es la mejor manera de superar la brecha generacional. Hay muchos niños que a lo mejor nunca han jugado a las canicas o a la peonza. Les sorprenderia que los abuelos les enseñasen estos juegos. Creo que es un momento divertidisimo que antes compartian las familias y ahora no se hacen.
 

Volviendo al libro, el otro personaje que protagoniza el libro es el fantasma ‘Guille’. Éste parece que tiene un papel fundamental a la hora de que Martina recupere el sentimiento de la amistad ¿Qué papel tiene este simpático fantasma? 

Guille es el elemento sobrenatural del cuento y es el elemento divertido, aventurero. Es el que coge de las solapas a Martina y le dice "tú que estás viva, disfruta, aprovecha, juega, baila, pasea, mira las estrellas, mira el espectáculo que tienes delante de tus ojos”. A la vez le pide ayuda, como el fantasma que no sabe por qué está en el mundo. De ahi la aventura, donde hay un malo malisimo y Martina tiene que ir recomponiendo un rompecabezas de algo que ocurrio 20 años atrás y que hay que poner en orden.

¿Por qué trasladar esta historia a un publico infantil? 

El libro está recomendado a partir de 8 años. Cuando lo escribí y se lo enseñé a mis familiares pensé que a lo mejor era demasiado duro. Luego me di cuenta de que todas las películas de Disney tienen momentos duros y muy tristes en sus grandes historias. También cuentos como Caperucita y Hansel y Gretel tienen miedo, y se enseña a los niños a superar esos medios. 

Hay que tratar a los niños como seres inteligentes que son, que nos dan mil vueltas. Precisamente como estan tan estimulados y han visto tanto,  lo entienden perfectamente y se divierten, porque al fin y al cabo es un libro de aventuras. 

Estoy recibiendo las primeras criticas. Los peques hacen fichas en el colegio de los libros que se leen. Ya me han dado varias fichas de La cazadora de ranas y me emociona muchísimo cosas que ellos ven y que a lo mejor yo no he visto y cómo simpatizan los protagonistas. 

Como dices, los niños están inmunizados con todos los estímulos que existen actualmente ¿Se pierde el aprecio a este tipo de lecturas debido a esa situación?

Precisamente quise escribir este libro, que es un canto a la amistad, a la familia, a la naturaleza. A cosas que no están muy presentes últimamente y que los niños conectan muy bien con ello. Los niños y los padres. Es un libro de 9 a 90 años. Me gusta cuando los papás se lo leen y luego lo hablan con sus hijos. Es hermosa esa lectura en familia. 

¿Existe esa doble lectura en función de la edad en tu libro?

La idea es que dependiendo de quién lo lea, cada uno viera las cosas que les atrayera del libro. Los adultos se han emocionado. Les ha traido buenos recuerdos. Sin hacer ningún destripe, se han emocionado mucho con el final; y los niños, en cambio, se quedan con las aventuras, las vacas, el malo (El tio azadon, con una historia perturbadora), con Guille. Todo el mundo me habla de Guille porque les encanta este chaval pelirrojo con la misma ropa y zapatillas. 









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic