inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Sábado, 18 de noviembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
02/06/2016 - José Manuel Fernández Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
LA CARGA DE LA BRIGADA LIGERA
EPICA Y AVENTURAS
LA CARGA DE LA BRIGADA LIGERA 1.- FICHA TÉCNICA: Título original: The Charge of the Light Brigade. Director: Michael Curtiz. Interpretes:Errol Flynn, Olivia de Havilland, Patrick Knowles, Henry Stephenson, Nigel Bruce, Donald Crisp, David Niven y C. Henry Gordon. Guión: Michael Jacoby y Rowland Leigh. Música: Max Steiner. Fotografía: Sol Polito. Vestuario: Milo Anderson. Montaje: George Amy. Decorados: John Hughes. Nacionalidad: EE.UU. Blanco y Negro, 115 minutos. Año 1936. 2.- EL ARGUMENTO: El Comandante Geoffrey Vickers (interpretado por el actor Errol Flynn) del XXVII regimiento de Lanceros del Ejército Británico, en misión diplomática, visita al Emir de Suristan, Surat Khan (protagonizado por el actor C.Henry Gordon) para pedir el cese de las hostilidades entre ambos pueblos. Concluía su entrevista regresa a Calcuta donde le espera su novia, Elsa Campbell (interpretada por la actriz Olivia de Havilland). Ella le confiesa que, durante su ausencia, se ha enamorado del Capitán Perry Vickers (protagonizado por el actor Patrick Knowles), hermano de Geoffrey. Diversas aventuras y situaciones hacen que en la Guerra de Crimea vuelvan a encontrarse el malvado Surat Khan y el Comandante Vickers. En las llanuras de Balaklava la Brigada Ligera Británica tiene orden de no atacar, pero, el comandante Vickers modifica la orden y contra toda lógica la Brigada carga contra los cañones rusos… 3.- EL GUION La concepción original surgió de uno de los productores buscando emular el éxito que la Paramount había tenido en 1935 con la película “Tres Lanceros Bengalíes” (The Lives of a Bengal Lancer, 1935) de Henry Hathaway, y todo ello dentro de la corriente del llamado cine de aventuras /colonial que imperaba en la década de los años treinta. En octubre de 1935 el periodista Abraham Jacoby, empezó a desarrollar un guión basado en el poema de Alfred Tennyson con la libertad de poder cambiar libremente los hechos históricos, los cuales fueron un auténtico… ERROR MILITAR El 25 de octubre de 1854 en las afueras de la ciudad de Balaklava, cerca de Sebastopol en la península de Crimea, una orden mal interpretada, mal emitida o porque no decirlo, fruto de la mayor incompetencia que se puede imaginar hizo que la Brigada Ligera de la Caballería Británica atacase frontalmente a las tropas del Zar Nicolás I desplegado a lo largo de un valle. La carga se saldó de 113 muertos y 134 heridos. Este, como otros incompetentes hechos militares anglosajones solían quedar sepultados en la propaganda británica, que aún hoy en día, solo ensalza victorias. Pero, el poeta, de la corte Victoriana, Alfred Tennyson idealiza la debacle escribiendo un poema que ensalzaba la carga (como diría John Ford “La gloria en la derrota”) Media legua, media legua Media legua, media legua Por el valle de la muerte Cabalgaron los seiscientos Adelante la Brigada Ligera Cargad hacia los cañones. En el valle de la muerte Cargaron los seiscientos Finalizando con estas estrofas Cañones a su derecha. Cañones a su izquierda. Cañones detrás de ellos. Descargando y tronando. 4.- EL DIRECTOR: MICHAEL CURTIZ. De origen húngaro nacido en Budapest cuyo verdadero nombre era Mihaly Kertesz. De niño y debido a su pobreza de su familia trabajo como figurante en los teatros y con el poco dinero que obtuvo pudo matricularse en la academia teatral. Es conocido mundialmente por haber sido el director de la película “Casablanca” (1942), y por su afán de participar activamente en todas las labores previas al inicio del rodaje, desde el diseño de decorados hasta la dirección del reparto. Era también conocido por su nefasta pronunciación del idioma inglés y muchas de sus expresiones dieron origen a equívocos al utilizar palabras fuera de contexto que la crítica llamó “curtizismos” y que el público norteamericano tomo con mucho humor. Sirva el siguiente ejemplo: En una playa de Malibu, durante un rodaje había 350 extras. Pasaban unos minutos de las once de la mañana cuando Michael Curtiz desde una lancha con un megáfono ordenó “Id a por la lancha” pero en vez de decir “Send for the lanch”, dijo “Send for the lunch” (id a por la comida) en pocos segundos desaparecieron todos y fueron a buscar su bandeja para almorzar. 5.- LOS ACTORES: Las pruebas de cámara de primeros de marzo otorgaron el papel al actor Errol Flynn. El papel femenino era para la actriz Anita Louise pero finalmente y debido al éxito del “Capitán Blood” (Captain Blood, 1935) fue elegida Olivia de Havilland. El personaje de Surat Khan estuvo a punto de ser interpretado por el actor Bela Lugosi, pero al final recayó en el actor C. Henry Gordon. 6.- EL RODAJE: El rodaje comenzó en el 30 de marzo de 1936 y finalizó el 1 de julio de 1936. Se llevó a cabo en diversas localizaciones. Las escenas iniciales se rodaron en Lake Sherwood y Lone Pine (california). El actor Errol Flynn afirmó acerca del mismo. “Fue el rodaje más difícil que he conocido. Después de nuestra llegada a Bishop (California) se quemó el Hotel y nos tuvieron que alojar en tiendas donde nos helamos de frio durante cinco meses”. La carga se rodó en Chatsworth y en Sonora (Norte de California). Se hizo con 280 extras, 320 caballos y 7 cámaras manejadas por Sol (Salvador Polito) y sus ayudantes. Obteniendo un total de seis minutos de metraje. En uno de los planos finales, y en contra de lo dictado por el estudio, el actor Errol Flynn salta a caballo por encima de un cañón sin utilizar un doble o especialista. La toma quedó estupenda, pero él casi se mata. En el rodaje hubo que lamentar la muerte de un especialista que se ensartó accidentalmente con una espada al caer desde su montura y así como la de numerosos caballos. Como era costumbre para filmar las caídas de caballos se utilizó el “Running W”, que consistía en un alambre trampa que les hacía desplomarse de forma espectacular, pero, por desgracia solía tener consecuencias fatales para los equinos. Muchos resultaban heridos y eran sacrificados inmediatamente después de las tomas. Los daños fueron tan cuantiosos que la “Society for the prevention of cruelty to animals” se movilizó con protestas y el uso del “Running W” quedó prohibido. 7.- LA BANDA SONORA: Corrió a cargo de Max Steiner el cual fue contratado al final de la etapa de rodaje, razón por la cual tuvo que trabajar a marchas forzadas con Hugo Friedhoffer y otros compositores llegaron a crear una partitura de casi 1.000 páginas. 8.- LAS VERSIONES: La célebre carga descrita en el poema de Alfred Tennyson sirvió de argumento para películas sobre el mismo tema efectuadas en los años 1.903, 1.912, 1.928 y “Balaklava” (1930). La última versión se hizo en 1968 dirigida por Tony Richardson se llamó en España “La última Carga” (Charge of The Light Brigade, 1968) y es una versión más real del tremendo error militar. 9.- CRÍTICAS / PREMIOS: Aunque el coste total fue de 1.200.000 dólares, el éxito de crítica y público permitió obtener grandes beneficios. La pareja Errol Flynn y Olivia de Havilland fue aclamada y en seguida fue llamada para protagonizar otra película. Fue nominada para el Oscar a la Mejor Banda Sonora., aunque el Oscar fue para Jack Sullivan como Ayudante de dirección. 10.- IMPRESIÓN PERSONAL: Aventuras, épica, amor de hermanos y tres historias paralelas: Ochenta años después todavía sorprende el maravilloso poderío de esta película. Extraordinaria aunque imperfecta porqué: 1- El héroe es poco convencional para la época, ya que no consigue la chica. 2- El héroe tiene dudas y un carácter complejo. 3- La carga está hecha con seres humanos no con guerreros. ¿Qué diferencia hay entre ellos? El ser humano detesta la guerra, quiere ganar y que termine aquello cuanto antes. El guerrero ama la guerra, quiere ganar y no quiere que eso termine. En los dos grupos está el militar. El bueno cumple, dirige de manera competente, y si es menester muere delante dando ejemplo. Con suerte le darán una medalla a título póstumo como pronto pasados diez años. El malo incumple, no sabe dirigir, culpa a sus subordinados y vive, y a veces hasta le dan una medalla antes de pasar a la reserva. 11.- OFF CAMERA. Michael Curtiz revisa el guión junto a Errol Flynn ante la mirada de David Niven. 12.- Y EN ESPAÑA ¿QUÉ? Los Españoles siempre hemos sido unos mantas a la hora de contar nuestra historia militar. El poeta Alfred Tennyson es un aficionado al lado de los versos de nuestro genial Don Pedro Calderón de la Barca, el cual, además de un gran dramaturgo, fue un soldado de nuestros tercios. Estos son parte de sus versos del “Aprendiz de Soldado” Aquí las más principal hazaña es obedecer, y el modo como ha de ser, es ni pedir ni rehusar. Aquí, en fin, la cortesía, el buen trato, la verdad, la fineza, la lealtad, el honor, la bizarría; el crédito, la opinión, la constancia, la paciencia, la humildad y la obediencia fama, honor y vida son caudal de pobres soldados que en buena o mala fortuna la milicia no es más que una religión de hombres honrados. Y para hechos, los acaecidos por el Regimiento de Caballería Alcántara en la guerra de Marruecos en 1921. (copia de lo escrito por Arturo Pérez-Reverte) Imaginen la escena: las harkas de moros sublevados por Abd el Krim acosan a la desorganizada columna que intenta escapar hacia Melilla abandonando a su suerte a heridos y enfermos. Aquello es una matanza inaudita, y millares de soldados abandonados por jefes y oficiales corren despavoridos, atormentados por la sed, intentando ponerse a salvo. En el camino de Dar Dríus a El Batel y Monte Arruit, la protección de la retaguardia de los fugitivos recae en un regimiento de caballería que todavía se encuentra intacto y bien mandado, el Alcántara nº 14. Su jefe un teniente coronel en seguida comprende que se está pidiendo a sus 691 hombres que se dejen la piel por salvar a los compañeros. Pero no hay otra. Hace de tripas corazón, arenga a su gente, les dice que toca bailar con la más fea del Rif, y el regimiento, disciplinado y silencioso, se pone en marcha con sus escuadrones protegiendo los flancos y la retaguardia de la columna en retirada. A las cuatro de la tarde, aparte infinidad de escaramuzas parciales, los jinetes de Alcántara ya han tenido que dar su primera carga al galope contra una fuerte concentración enemiga. Pero es en el cruce del río Igán, que está seco y en torno al que se atrincheran miles de rifeños que hacen fuego graneado, donde la columna se arriesga a quedar cercada. Entonces, el teniente coronel les toca a sus hombres la única fibra que a esas alturas, con semejante panorama, cree que puede funcionar: “Si no lo hacemos, vuestras madres, vuestras mujeres, vuestras novias, dirán que somos unos cobardes. Vamos a demostrar que no lo somos”. Y no lo fueron. Siete veces cargó Alcántara monte arriba y sable en mano, reagrupándose tras cada carga, cada vez menos hombres, más heridos, exhaustos y sedientos jinetes y caballos, una y otra vez bajo la granizada de balas enemigas, entre las zarzas y parapetos rifeños, tan diezmados y agotados al final que la última carga, octava del día, hubo que darla con los caballos al paso, pues ya no podían ni trotar; y aún después se continuó ladera arriba, a pie, combatiendo al arma blanca. Cargaron los soldados, y también el joven trompeta de quince años que llevaba el cornetín de órdenes. Y cuando a la quinta o sexta carga ya no hubo hombres suficientes para cerrar las filas, cargaron también, aunque nadie los obligaba a ello, los tres alféreces veterinarios, y el teniente médico, y hasta el capellán fue adelante con la tropa. Y cuando ya no quedó nadie a quien recurrir, cargaron también los catorce maestros herradores, y con ellos los trece chiquillos de catorce y quince años de la banda de música del regimiento; que, como el joven corneta de órdenes, murieron todos. Y al anochecer, cuando los supervivientes consiguieron llegar a la posición de El Batel, agotados, llenos de heridas, caminando entre las sombras con sus extenuados caballos cogidos de la brida, de los 691 hombres del regimiento sólo quedaban 67. Desde luego, aquel 23 de julio de 1921 los del regimiento Alcántara cumplieron con su teniente coronel. A ellos, ninguna madre, mujer o novia los llamó cobardes. Al lado de esto la Carga de la Brigada Ligera fue una “Convención de cría caballar”. FLOPEZ
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic